Volví a besarla, poniendo todo lo que sentía en aquél beso. Quería borrar cada mal recuerdo de su tiempo allí. Quería protegerla de volver a experimentar algo como esto de nuevo. Mis manos cayeron hasta su cintura y la sostuve contra mí, dejándola saber cómo la deseaba con desesperación, para que no tuviera ninguna duda de lo que significaba para mí. Ella era mía. Y yo era de ella. Una verdad que jamás cambiará.

Daemon Black

Onyx (Lux #2) - Jennifer L. Armentrout